26.9 C
Madrid
lunes, junio 27, 2022

El retraso en el diagnóstico VIH en embarazadas empeora el de los hijos

SERVIMEDIA

El retraso en el diagnóstico de VIH en mujeres embarazadas implica un peor pronóstico de la enfermedad en sus hijos. Así se desprende de un estudio presentado este viernes por el Hospital Gregorio Marañón y un equipo del área de Enfermedades Infecciosas del Ciber (Ciberinfec).

El objetivo del estudio fue, según sus autores, “describir los casos de transmisión del VIH de madre a hijo en hospitales de referencia de América Latina y analizar posibles fallos en las estrategias preventivas de la transmisión materno infantil y el retraso diagnóstico”. Para ello, se estudió la transmisión madre-hijo del VIH durante 2018 en 13 hospitales de referencia de ocho países (Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Panamá). El trabajo incluyó datos de 81 casos de menores con VIH.

Los resultados revelaron que menos del 3% de las mujeres conocía su diagnóstico de VIH antes de la gestación, de las cuales sólo una había recibido tratamiento antirretroviral antes de concebir. Más del 80% de las pacientes fueron diagnosticadas después del parto, el 8,7% durante el embarazo y el 2,9% en el propio parto.

En el momento del diagnóstico, casi la mitad de los niños (49,3%) presentó un estadio avanzado de la enfermedad. Además, cuanto más pequeños eran en el momento del diagnóstico, se encontró un menor número de hospitalizaciones previas y un mejor estado inmunovirológico en los niños cuyas madres sabían de su infección por VIH al momento del parto, en comparación con las madres que no lo sabían.

“Si bien la transmisión del VIH de madre a hijo en América Latina ha disminuido en los últimos años, nuestra serie muestra que aún existen casos que indican fallos en la prevención, siendo un punto crítico para mejorar un diagnóstico más temprano de las mujeres embarazadas”, explicó la doctora Marisa Navarro, una de las coordinadoras de este estudio e investigadora del Instituto de Investigación Sanitaria Gregorio Marañón.

“La mitad de los niños y niñas fueron diagnosticados en un estadio avanzado de la enfermedad y el retraso en el diagnóstico materno acarreó un peor pronóstico clínico e inmunológico de estos menores”, subrayó la especialista.

“Este estudio puede servir para intentar mejorar en las oportunidades perdidas que evitan las infecciones por VIH en los niños; una mejora que pasa por un cribado universal de la infección VIH en la gestación, que en estos países de forma global no supera el 50%, y del tratamiento del VIH en la embarazada, además del seguimiento de los recién nacidos expuestos a VIH”, concluyó la doctora Navarro, pediatra del Hospital Gregorio Marañón.

La transmisión del VIH entre madre e hijo puede ocurrir durante el embarazo, en el parto, en el puerperio y durante la lactancia. La prevención de la transmisión en estas etapas es crucial. Según la OMS, en 2010 unas 21.000 mujeres embarazadas eran VIH positivas en América Latina, y solo 10.600 (50,5%) recibieron terapia antirretroviral. Ese año, 3.400 niños menores de 15 años recibieron un diagnóstico de VIH. En 2017, se contaba un número similar de mujeres seropositivas, de las cuales 15.300 (72,9%) estaban recibiendo terapia contra el VIH.

Últimas noticias