26.9 C
Madrid
lunes, junio 27, 2022

Renovación de los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid

SERVIMEDIA

El Ayuntamiento de Madrid aprobará en el Pleno de este martes el nuevo sistema público de Servicios Sociales, que contará con 21 acuerdos y un total de 114 medidas concretas, y que incluye la eliminación de despachos en los centros de Servicios Sociales, la especialización de profesionales en temas concretos y la reducción de la burocracia.

De este modo, se renovará un modelo que data de los años 80 y que desde entonces “no se había tocado”, por lo que el delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social del Ayuntamiento, Pepe Aniorte, lo calificó de “histórico”, ya que además ha sido firmado por todos los grupos municipales, incluido Vox, “un hecho que no ocurría desde los acuerdos de la Villa.

El delegado destacó que hace un año y medio se pusieron a trabajar “a toda velocidad” en un modelo en el que han participado más de 1.500 profesionales de Servicios Sociales, sindicatos, profesionales y el Tercer Sector, contando con los grupos políticos en la última fase y llegando “a la unanimidad”. Aniorte aseguró que “todos los partidos políticos lo firman y todos llevamos la iniciativa en común mañana”.

Aniorte explicó que el nuevo modelo de Servicios Sociales tiene dos retos fundamentales: “la realidad de los mayores, donde cada vez hay más mayores; y llegar más rápido y mejor a las familias más vulnerables”.

Para ello, el delegado del Área Social contó que la fórmula es “la prevención y el trabajo interdisciplinar”, para lo que “se reforzarán las figuras del trabajador social y de educador social y el psicólogo”. Además, “la intención es reducir la burocracia”.

Mayor especialización y trabajo grupal

Explicó que una de las novedades del nuevo modelo de Servicios Sociales será la especialización de los profesionales que trabajan en en la atención primaria a los ciudadanos. Así, actualmente cubre un único trabajador varios temas, y con el nuevo modelo habrá varios trabajadores especializados en tres temas concretos: familia-infancia, inclusión y mayores.

Además, precisó que la mayoría de los despachos desaparecerán de los centros de Servicios Sociales y “vamos a dar la vuelta” al modelo de atención a los ciudadanos, de manera que no haya despachos para trabajadores, sino que “cada espacio esté destinado a un tipo de usuario, dependiendo del tipo de intervención o el tipo de familia.

Aniorte apuntó que este nuevo modelo se establecerá en el centro de San Blas, donde se va a trabajar mucho más en equipo “codo con codo” con las Unidades de Trabajadores Sociales (UTS), donde “cada profesional va a ser más experto en cada tema”, ya que “ahora tocan todos los temas”.

Otra de las novedades es que los trabajadores de los centros de Servicios Sociales deberán trabajar un día a la semana por la tarde, lo que será compensado con nueve días de vacaciones.

Para facilitar el servicio y el trato, principalmente con las personas mayores, los trabajadores saldrán del centro para localizar posibles casos de personas vulnerables a las que ofrecer asistencia y ayuda en el caso de que fuese necesario.

Por último, el delegado constató que “va a ser necesario contratar psicólogos y educadores sociales”, porque actualmente no existe este perfil como funcionario en Servicios Sociales.

Últimas noticias