26.9 C
Madrid
lunes, junio 27, 2022

Plan de Adicciones de la ciudad de Madrid 2022-2026

SERVIMEDIA

El Ayuntamiento de Madrid aprobó este jueves el Plan de Adicciones de la ciudad de Madrid 2022-2026 con el objetivo de evitar o reducir los problemas de adicciones entre la población madrileña y los daños que pueden afectar tanto a la persona adicta como a su entorno familiar y social.

Según informó la Junta de Gobierno, este plan se ajusta a la nueva realidad de las adicciones y a las necesidades de las personas afectadas y de sus entornos y supone la renovación de los compromisos del Ayuntamiento de Madrid con las personas con adicciones o en riesgo de tenerlas, que se llevan realizando desde hace más de 30 años. 

El nuevo Plan de Adicciones muestra especial atención a quienes tienen mayor riesgo de vulnerabilidad, ofreciendo a la ciudadanía servicios de calidad, evaluados y basados en la evidencia.

Ha sido elaborado por el organismo municipal Madrid Salud, dependiente del Área de Portavoz, Seguridad y Emergencias, tras un proceso participativo de más de un centenar de profesionales de la Subdirección General de Adicciones con diferentes entidades, sociedades científicas, universidades, expertos, juntas municipales, otras áreas del Consistorio, grupos políticos y sindicales, pacientes y sus familiares.

El plan se fundamenta en siete líneas estratégicas, en las que se articulan 22 objetivos generales. Estas líneas claves son: la prevención y la atención integral a jóvenes; la reducción de los riesgos y daños asociados a las adicciones; el tratamiento integral de las personas con adicciones a través de la red de centros de atención a las adicciones (CAD); la atención y prevención de la adicción al juego y los videojuegos; la coordinación y trabajo en red y la supervisión de la calidad y mejora continua del plan.

Novedades del plan

Entre las principales novedades del nuevo Plan municipal de Adicciones se encuentra la promoción de una constante innovación y adaptación en el abordaje de las adicciones para atender fenómenos en crecimiento como el ‘chemsex’ [fiestas sexuales con abundancia de drogas], la mejora de la atención integral de la patología dual y la adaptación de las intervenciones dirigidas a las personas mayores.

También se pretende mejorar el desarrollo de diferentes estrategias de comunicación que sirvan para fomentar la accesibilidad, la difusión de los servicios y la reducción del estigma. El plan prevé, asimismo, que los centros de atención a las adicciones sean parte activa en la atención sociosanitaria de los distritos, acercándose a la ciudadanía y coordinándose con otros servicios públicos indispensables para el abordaje de las adicciones como son los centros de atención primaria en salud, los centros de salud mental y los centros de servicios sociales. Se potenciarán también las medidas de mediación comunitaria.

Por otro lado, se potenciarán los recursos de detección, atención en proximidad y de reducción del daño dirigidos a las personas más vulnerables y se impulsará el trabajo coordinado con la red municipal de atención a las personas sin hogar.

El nuevo plan municipal contempla un gran número de acciones dirigidas a la prevención y atención de la adicción al juego, videojuegos y al abuso de pantallas y redes sociales, muchas de ellas incluidas en la Estrategia de atención y prevención de la adicción al juego del Ayuntamiento. Se dispondrá de mayor presencia en redes sociales y se continuará reforzando de forma muy importante la prevención de las adicciones en los ámbitos educativo y comunitario.

Madrid Salud y su Subdirección General de Adicciones (Instituto de Adicciones) trabajan desde hace tres décadas en ayudar a superar las adicciones. En este sentido, el Ministerio de Sanidad le otorgó la medalla de oro de la Orden de Mérito del Plan Nacional sobre Drogas por su labor de prevención y asistencia a las personas con adicciones durante la pandemia.

El Instituto de Adicciones atendió el año pasado a más de 2.100 adolescentes y jóvenes y a más de 1.700 familias en su Servicio de Orientación familiar. Además, intervino en casi 300 centros educativos, llegando a un total de 23.200 alumnos y 1.400 docentes. En cuanto a las personas en tratamiento por adicción, fueron alrededor de 9.200, así como más de 1.000 familias y más de 600 pacientes encontraron trabajo a lo largo del pasado año.

Últimas noticias