10 C
Madrid
jueves, 22 febrero 2024

El sindicato CSIT denuncia la «pésima gestión» en la UCI del Hospital de Alcalá

ESCUCHA MADRID / Prensa CSIT UNIÓN PROFESIONAL

La Sección Sindical de CSIT UNIÓN PROFESIONAL en el Hospital Universitario Príncipe de Asturias, en Alcalá de Henares, ha remitido una nota de prensa para denunciar que, «debido a la pésima gestión llevada a cabo por parte de la Dirección de este centro, las operaciones quirúrgicas están siendo canceladas, dado que la UCI principal, donde los pacientes están separados en boxes individuales, preparados para aislamiento, si se precisa, se mantiene cerrada desde el verano, a pesar de que las obras para su rehabilitación, con 14 camas nuevas, finalizaron hace tiempo».

Desde CSIT UNIÓN PROFESIONAL exigen que, «sin más dilación, se proceda a la apertura de la UCI principal, para subsanar los problemas que está generando dicha situación», y explican que «han pasado los meses y nos encontramos con que, en pleno mes de diciembre, con picos altos de patologías respiratorias, la UCI sigue injustificadamente cerrada. Ayer mismo,12 de diciembre, quedaron suspendidas la mitad de las cirugías programadas».

«La Gerencia del Hospital», continúa la nota de prensa de CSIT UNIÓN PROFESIONAL, «en vez de proceder a su reapertura, ha decidido, de manera unilateral, usar la REA (Unidad de Reanimación y Cuidados Críticos de Adultos, encargada del cuidado intensivo del paciente crítico, tanto postquirúrgico, politraumatizado) como una UCI, no cumpliendo esta zona habilitada para tal cometido con los requisitos necesarios para albergar a pacientes UCI, incidiendo en que la finalidad de esta sala de reanimación no es otra que vigilar la recuperación de la anestesia de los pacientes recién intervenidos. El hecho de abrir la REA para trasladar a los pacientes de la UCI, origina la suspensión de cirugías, por falta de camas en la misma».

Panorámica del Hospital Universitario Príncipe de Asturias, en Alcalá de Henares. (Fotografía: Comunidad de Madrid)

La entidad sindical denuncia, además, que estas circunstancias «provocan que los trabajadores del servicio no puedan realizar su trabajo con unas mínimas garantías de seguridad para los pacientes en situación más crítica, pues la reformulada como “UCI” no está preparada, ni estructuralmente ni con medios materiales, para ser usada como UCI de manera normalizada».

«Cabe destacar que no existe separación entre camas sin un mínimo de intimidad y obstaculizando el trabajo de los profesionales, algo fuera de la normativa, poniendo en riesgo de posibles infecciones a éstos», explica CSIT. «Además, las tomas de corriente son totalmente insuficientes para poder usar adecuadamente los aparatos de cuidados intensivos, lo que obliga a los profesionales a tener que usar alargadores, ladrones u otros dispositivos.»

Últimas noticias

Escucha, Madrid...